Cómo tratar las quemaduras de forma fácil, natural y homeopática

Desde Hablando de Homeopatía (29 septiembre’15)

como-tratar-las-quemaduras-homeopaticamente-704x454

Seguro que muchos lectores llegan a esta entrada esperando encontrar una lista de medicamentos homeopáticos y pautas posológicas (y ciertamente los hay).

Pero en el orden de prioridades de un médico, primero deben ir (cuando sea posible) las intervenciones sobre hábitos, las recomendaciones higiénico-dietéticas y aquello que es más accesible (y por cierto fácil de cumplir) que un medicamento incluso si es homeopático. ¿Pueden estas otras medidas ser también “homeopáticas”?

Desde la homeopatía se busca intervenir sobre la reacción del organismo y “acompañarla”: se le administra un estímulo que va “en la misma dirección” de la patología pero de menor intensidad, para adaptar y modular esa reacción de adaptación y reparación. Según esa regla, la quemadura se debería tratar con… ¡calor!

Es una observación que ya contó hace tiempo uno de mis profesores de homeopatía, y en aquel tiempo no me pareció creíble ni extrapolable. Más adelante volví a encontrarme con textos homeopáticos en ese sentido, y que además aclaraban que debía usarse agua caliente pero que no quemara, y dejar la zona afectada en el agua hasta que ésta fuera recuperando la temperatura ambiente. Fui el primer sorprendido al comprobar que, de esta manera, el método sí que funciona. Claro, al principio el dolor no mejora (incluso empeora) pero en algunos minutos no sólo se alivia sino que este alivio persiste al retirar del agua la lesión, y en general, se evita la aparición de ampollas.

Y por supuesto, si la quemadura es algo más grave o extensa, y tengo a mano medicamentos homeopáticos a base de los principios activos de Apis, Belladona o Cantharis, los incorporo al tratamiento y así aplico doblemente la Homeopatía: medidas físicas y medicamentosas. […]

Anuncios