Homeopatía: son medicamentos y están legalmente autorizados

Desde Hablando de Homeopatía (17 enero ’17)

Oímos decir una y otra vez, que los medicamentos homeopáticos no son “verdaderos” medicamentos, y que no están legalmente autorizados. Incluso acusando a la propia Agencia Española del Medicamento (AEMPS) y el Ministerio de Sanidad de “hacer la vista gorda”.

Que se diga en la calle y desde el desconocimiento nos disgusta pero no nos ofende. Que lo digan los representantes de algunas instituciones, o que lo saquen a colación en debates quienes se dicen “expertos” en el tema, sí que nosmolesta y hasta nos indigna. Y, además,nos parece raro que la AEMPS no haya actuado para defender su rigor y buen hacer.

En el blog Hablando de Homeopatía ya se insertó una entrada con el manifiesto de AEFHOM (Asociación Española de Farmacéuticos HOMeópatas), que insiste en los aspectos legales y que cuenta con el apoyo del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos de España y de los Colegios Oficiales de Farmacia desde sus vocalías de homeopatía y plantas medicinales.

Así las cosas, la pregunta que nos habéis hecho muchas veces es: ¿Por qué estas personas se permiten decir cosas así, si no es verdad? ¿Por qué, si se puede comprobar documentalmente que son medicamentos y que están regulados como tales? Intentaremos dar una explicación de los elementos en los que intentan justificar su discurso, junto con las correspondientes aclaraciones. […]

Entonces,si …

  1. está claro que son medicamentos,
  2. están autorizados legalmente y dicha autorización está vigente,
  3. tanto médicos como farmacéuticos y laboratorios están de acuerdo en someterlos a evaluación para su registro definitivo,
  4. en España su utilización ocurre a través del médico o el farmacéutico de modo que el interés del paciente quede salvaguardado, y
  5. cada vez más pacientes perciben que les ayudan y los demandan,

¿Cuál es el problema? Pues cuando hacemos esa pregunta a los escépticos en diferentes foros, responden que la homeopatía “es imposible”, y lo dicen sin explicarnos por qué rechazan la documentación científica que les presentamos. De A. Einstein para unos y de T.A. Edison para otros, esta cita nos parece apropiada:

“Los que dicen que es imposible no deberían molestar a los que lo están haciendo”

Leer el artículo completo aquí

Artículo escrito en colaboración con Cesar Valera Arnanz.

 

(Mayo 2017)

En las últimas semanas presenciamos un gran revuelo tras la publicación de la Orden Ministerial que permitirá la evaluación y registro de los medicamentos homeopáticos que estaban autorizados a través de la disposición transitoria. Sin duda, motivo para una nueva entrada que con gusto enlazaré desde aquí mismo.

Anuncios

Un paso más hacia un abordaje integral con Homeopatía

Desde Hablando de Homeopatía (21 julio’16)

Del Congreso Internacional de Homeopatía de CEDH que se celebró en junio en Chicago me llevé entre otras esta reflexión: “los diagnósticos homeopáticos pueden ayudar a elegir no sólo el medicamento homeopático apropiado, sino también el fármaco convencional más acorde a las características del paciente, o mejor dicho de la enfermedad en ese paciente”.

[…]

La evolución observada tras el tratamiento pautado nos anima a reajustarlo, tanto si la evolución es desfavorable como si tenemos éxito. Y no sólo debemos ajustar el tratamiento homeopático, sino también el resto de las intervenciones (sobre todo las farmacológicas) cuando tengamos competencias para ello; otras veces pediremos al paciente que acuda a otro especialista para que ajuste según los cambios observados y/o previsibles.

El enfoque adicional que se propone ahora es aún más ambicioso: los médicos a menudo observamos que los pacientes responden de forma muy diferente a los mismos medicamentos, lo cual obliga a hacer ajustes de dosis o a cambiar de fármaco para poder conseguir los resultados deseados. […]

Las “guías de práctica clínica” que elaboran las sociedades científicas y las autoridades sanitarias intentan ayudarnos a elegir el mejor tratamiento según el estadio o la severidad del problema del paciente. Sin embargo, no suelen hablarnos del paciente, de quién es cuando es observado en su totalidad. Como ya hemos comentado, el “diagnóstico homeopático” sí que nos dibuja un perfil individual del paciente, y este perfil nos permite entender cómo es, por qué es así, qué podemos esperar en su futuro, y de ese modo adaptar las recomendaciones y tratamiento, […]  utilizar el conocimiento que la homeopatía nos da sobre el paciente, para elegir y ajustar el tratamiento farmacológico convencional.

 

  • Podemos anticipar que un paciente podrá recuperarse (dejar de ser hipertenso) si hemos diagnosticado que está en una fase Nux vómica oSulphur,  pero solo podremos esperar detener o aminorar la progresión si ya está en una fase Lachesis y sólo podremos tratar de reducir los daños ocasionados por la hipertensión en una fase Aurum.
  • Sobre la elección y ajuste del tratamiento farmacológico, podemos (por ejemplo) anticipar la respuesta a los fármacos, por ejemplo evitando dar vasodilatadores a un paciente en estado Sulphur, al que le sentarán mejor los betabloqueantes y los diuréticos. Tiene toda la lógica, porque a este paciente le caracteriza la “congestión” (se pone rojo en seguida al hacer esfuerzos o emocionarse) y los vasodilatadores empeorarían ese aspecto del paciente mientras que los otros medicamentos le ayudarían. […] En cambio, en un paciente al que decidimos dar Lachesis como medicamento homeopático evitaríamos darle esos IECAs porque será muy probable que le causen tos, los diuréticos porque producirán hipotensión o los calcioantagonistas porque entonces tendrá sofocos.

[…]

Adonde quiero llegar es a que ese tratamiento “holístico” o “integral” del que tanto hablamos, va más allá de sumar estrategias: hay que darles sentido y coherencia. […] La homeopatía y otras intervenciones se complementan no sólo porque suman beneficios, sino porque nos ayudan a comprender mejor al paciente y su problema.

Seguir leyendo

Excesiva medicalización, ¿un riesgo también en homeopatía?

Desde Hablando de Homeopatía (1 diciembre’15)

Un artículo de la revista SEMERGEN titulado “¿En qué momento perdimos la cabeza?” hace autocrítica en el sentido de la excesiva medicalización de los problemas de la vida (acudir al médico cuando no se requiere un tratamiento de tipo médico, sino otros tipos de apoyo) y la “farmacologización” (perdón por inventarme la palabra) de hallazgos analíticos o de síntomas, que no compensa tratar por el balance riesgo-beneficio que aportan.

Y mi pregunta es… No siendo adecuado “farmacologizar” las situaciones descritas en el artículo, ¿lo es “medicalizarlas” aunque sea a través de medicinas y no convencionales, aunque lleven aparejados menos efectos adversos? Porque quizás el primer “efecto adverso” viene del acto mismo de poner el tratamiento, y es el de confirmar esa sospecha que la persona tiene de que, de hecho, está enferma y necesita ayuda profesional.

Más que un riesgo… ¿una tentación? (Placebo Use in the United Kingdom: Results from a National Survey of Primary Care Practitioners)

Numerosas prescripciones, tanto de pruebas diagnósticas como de medicamentos y otros productos, tienen una finalidad de “complacencia”: no está claro que en la situación del paciente sean realmente necesarios, pero le aportan seguridad, una mayor percepción de estar siendo bien cuidado y por supuesto se produce el consabido “efecto placebo” que le ayuda a sentirse mejor. Una cuestión pendiente de resolver es el aspecto ético de este tipo de intervenciones, incluso si resultan beneficiosas para el paciente.

Resumiendo, es probable que algunos pacientes estén siendo tratados (también con homeopatía) pudiendo sustituir el tratamiento por otras recomendaciones que ayuden al paciente a sentir que no es un enfermo necesitado de tratamiento sino una persona que pone medios para conseguir un bienestar cada vez mayor[…]

En Francia, para tratarte con homeopatía basta con acudir al médico de cabecera

Desde Hablando de Homeopatía (31 julio’15)

prescripcion en Francia

Recientemente se ha publicado un estudio en la revista Family Practice (Piolot M. Homeopathy in France in 2011–2012 according to reimbursements in the French national health insurance database. Family Practice (2015) 32 (4):442-448) que analiza la base de datos de la Seguridad Social francesa con todas las prescripciones reembolsadas (la situación de aproximadamente la mitad del volumen de los medicamentos homeopáticos dispensados en Francia) durante el año comprendido entre julio de 2011 y junio de 2012.

Este estudio refleja que los medicamentos homeopáticos reembolsados fueron utilizados sólo en un año por el 10% de la población francesa. Como tiene en cuenta sólo un año y sólo los medicamentos reembolsados, y muchas personas simplemente no se ponen enfermas a lo largo del año como para necesitar hacer una visita a su médico, ¡Se trata de una proporción sorprendentemente alta!

Lo que más me ha interesado en este estudio es que muestra que el 43% de todos los prescriptores (médicos, dentistas y matronas) ha prescrito algún medicamento homeopático. Por especialidades, fui el primer sorprendido al leer que ¡el 94,5% de todos los médicos generalistas, y entre el 92 y 93% de los pediatras, dermatólogos y ginecólogos! ha prescrito al menos un preparado homeopático durante el año estudiado. Además, los médicos generalistas que prescriben de forma predominante homeopatía, prescriben menos medicamentos de forma general. Los médicos que optaron por la homeopatía en al menos la mitad de sus prescripciones, que serían los que trabajan como médicos homeópatas, fueron 5.400. […]

Una nueva posibilidad de tratar la malaria con homeopatía de forma complementaria

Desde Hablando de Homeopatía (13 julio’15)

Un nuevo estudio que acaba de publicarse muestra el interés que tiene la homeopatía a niveles que no se nos suelen pasar por la cabeza. En este caso, se trata de ayudar en el tratamiento del paludismo en los países en vías de desarrollo donde la malaria o paludismo es una enfermedad endémica (muy frecuente). En concreto, la opción de tratamiento habitual de las mujeres embarazadas que contraen la malaria es la quinina, un medicamento eficaz pero con efectos secundarios que lo hacen poco tolerable.

Según un estudio realizado con 211 mujeres en Benin (Oeste de África), de las mujeres que recibieron el medicamento homeopático sólo el 23% padecía efectos secundarios, mientras que del resto el 82,5% continuó sufriéndolos.
Siendo los niños menores de 5 años y las mujeres embarazadas los colectivos más afectados por la malaria, hay que dar la enhorabuena a los Laboratorios BOIRON y a la ONG Homeópatas Sin Fronteras, por esta iniciativa de aliar la homeopatía y la farmacología convencional. […]

¿Qué pasa cuando un médico aprende medicinas complementarias?

Desde Hablando de Homeopatía (27 junio’15)

Según un estudio recientemente publicado (Baars 2014) que se ha desarrollado en Holanda a nivel nacional, lo que pasa es que disminuyen los costes sanitarios.
Holanda tiene un sistema parecido al español: un seguro obligatorio (público) que puede complementarse con seguros privados. Como en todos los países, su gasto sanitario va en aumento y se preguntan de qué manera podrían reducirse esos costes, sin que repercuta negativamente en la salud de la población. Entendiendo que las medicinas complementarias (CAM) pueden formar parte de la respuesta, se han puesto a medir para verificar esta hipótesis. […]

seguir leyendo

Cuál es el origen de los laboratorios homeopáticos: ¿Una historia diferente?

Desde Hablando de Homeopatía (26 mayo’15)

Los laboratorios farmacéuticos “convencionales” se dedican a diseñar (y fabricar y vender) nuevos medicamentos que puedan resultar útiles a los pacientes. Quizás muchos no saben que el origen de los laboratorios homeopáticos ¡es diferente!

Quienes tradicionalmente (y todavía) experimentaban las sustancias para encontrar sus posibilidades terapéuticas eran los propios médicos homeópatas, y los medicamentos los fabricaban ellos mismos cuando verificaban su interés. A medida que la homeopatía se popularizó, los laboratorios surgieron para dar respuesta a la demanda de los médicos, de un volumen suficiente de medicamentos y sobre todo con una adecuada garantía de calidad.

Más adelante, algunos laboratorios empezaron a comercializar fórmulas compuestas, pero los medicamentos comercializados “por principio activo” siguen suponiendo el mayor volumen de la prescripción de homeopatía.

Este vídeo muestra el “ayer y hoy” de uno de los laboratorios más importantes.

Resumiendo, la historia de unos y otros laboratorios es diferente porque las circunstancias que motivaron su desarrollo fueron diferentes: a diferencia de otros laboratorios que crean productos, los laboratorios homeopáticos tienen la vocación fundamental de dar servicio. […]

seguir leyendo