Cómo aliviar la ansiedad con Homeopatía: las emociones marcan la pauta

Desde Hablando de Homeopatía (20 octubre’15)

Que la ansiedad puede ser tratada con homeopatía con buenos resultados ydisminuyendo la necesidad de recurrir a medicamentos ansiolíticos y antidepresivos se pone de manifiesto en la práctica clínica de los médicos formados en homeopatía tal como se ha demostrado en un gran estudio epidemiológico llevado a cabo entre médicos franceses que utilizaban o no medicamentos homeopáticos de forma regular (BMJ Open 2012;2:e001498).

Si bien hay medicamentos homeopáticos indicados de forma inespecíficapara tratar la ansiedad y el insomnio asociado (Homeopathy. 2013 Oct;102(4):254-61), lo más interesante de un abordaje individualizado en consulta del médico homeópata es que elegirá un medicamento u otro no sólo según el diagnóstico (ansiedad), que se basa en las manifestaciones que son comunes a la mayoría de los pacientes con ansiedad, sino teniendo en cuenta las manifestaciones particulares de cada uno. Los criterios de selección del medicamento son diversos, en el sentido de que pueden tener en cuenta diferentes dimensiones que exploramos en el paciente: los síntomas físicos predominantes, el comportamiento que desencadena, y muy especialmente la emoción de base que experimenta el paciente o que fue desencadenante del problema de ansiedad.

Lo que resulta sorprendente en la consulta es que los pacientes que por sus emociones son candidatos a recibir un determinado medicamento, también suelen tener síntomas físicos y comportamentales que se corresponden con ese mismo medicamento, es decir que existe coherencia entre las diferentes manifestaciones de la patología en cada una de las dimensiones exploradas. Este sería un ejemplo más de esa idea a veces un poco abstracta de que la homeopatía ofrece un abordaje integral y holístico (tiene en cuenta diferentes dimensiones y ofrece un tratamiento global para todas ellas), que para serlo necesariamente necesita de la individualización de cada caso (pacientes con el mismo problema pueden recibir un medicamento diferente). […]

Reflexiones sobre la Homeostasis: Adaptación, Individualización y abordaje Holístico

Quiero recomendar la lectura de un artículo de la Dra Vich en la Revista Semergen, que me parece brillante y que me ha conmovido profundamente:

Vich Pérez P. Homeostasis. Semergen. 2015 May-Jun;41(4):181-2.

Cito algunas frases que resuenan con fuerza en mis almas, la del médico y la del ser humano:

El hombre no se reduce a un conjunto de órganos y aparatos funcionando a la perfección, sino que además es un ser social que necesita la convivencia con otros y la aceptación por sus semejantes. También está dotado de sentimientos, voluntad, capacidad de decisión y libertad, características que lo hacen diferente de otros seres vivos”.

Diferentes facetas de la medicina actual, desde las puramente organicistas hasta las más transcendentales, consideran que las características propias de cada paciente son imprescindibles para la optimización de las decisiones en salud. […] Sin alejar los pies de la tierra, parece que la individualización de las decisiones en función de los múltiples aspectos que configuran el proceso de enfermar y las características personales de cada paciente debería modular nuestra práctica clínica“.

Homeostasis es un término que invita a la reflexión, porque si en la naturaleza hay una inmensa y creativa capacidad de adaptación y autorregulación en todas sus criaturas, no deberíamos permitir que sistemas educativos cerrados o pensamientos rígidos limiten las posibilidades de crecimiento y desarrollo del conocimiento humano“.

Es posible que hayamos aprendido a caminar exclusivamente sobre los pasos de otros. Se tratará de un camino fácil y seguro aunque con pocas posibilidades de avanzar. […] Por otra parte, si pese a nuestras limitaciones somos capaces de abrir cada día los ojos a lo que la vida quiere contarnos, el paciente intenta decirnos o la experiencia sigue probando, tal vez esa criatura extraordinaria que llevamos dentro convierta al médico que somos en el Médico que podremos llegar a ser, en el que el equilibrio entre conocimientos, habilidades y actitudes se haga realidad”.

Quiero agradecer a la autora, la Dra. Pilar Vich, cómo me ha hecho sentir. Y mandarle un abrazo, aunque (aún) no la conozca personalmente.