¿Qué puede esperar de la homeopatía un paciente con fibromialgia?

Desde Hablando de Homeopatía (19 enero ’18)

La fibromialgia es una enfermedad crónica idiopática que ocasiona un dolorgeneralizado tanto en los músculos como en el esqueleto. También viene acompañada de hiperalgesia (o experimentar más dolor de lo normal) y alodinia (dolor ante estímulos no dolorosos). […]

No se ha encontrado una cura para esta enfermedad pero si se ha avanzado en los tratamientos que se pueden dar a los síntomas. El tratamiento general debe incluir ejercicio y medidas de alivio del estrés, masajes o fisioterapia.

La ayuda de un psicólogo puede resultar muy útil antes de pasar a los tratamientos farmacológicos como los antidepresivos y antilépticos (por su efecto sobre el sistema nervioso). Otra ayuda que han ido incorporando diferentes especialistas, en particular en las unidades de dolor, ha sido la de la Medicina Complementaria. Ésta puede aportar alivio y calidad de vida a las personas que sufren dolor crónico.[3]

Si hablamos de homeopatía, de cuyas evidencias en fibromialgia he escrito ya en este blog, el tratamiento puede realizarse de varias maneras, incluso con el mismo paciente. […]

El conjunto de estas estrategias, que requieren diferente nivel de especialización en homeopatía, puede conseguir mejoras notables en el estado de salud de los pacientes que además, al provenir de una mejor capacidad interna de regulación que podemos poner en marcha gracias a estos medicamentos. Una ventaja adicional: al estimular el organismo, poco a poco el paciente puede ir necesitando dosis cada vez menos frecuentes, es decir que no solo puede reducir los fármacos convencionales que necesita[5], sino también depende menos de la medicina homeopática.

Un problema como la fibromialgia en el que se mezclan aspectos físicos y psicológicos, que ocasiona problemas funcionales a los pacientes, es el tipo de diagnóstico que suponiendo un problema para la medicina convencional, resulta muy abordable por la medicina homeopática.

Anuncios

Homeopatía como ayuda frente a la espondilitis anquilosante

Desde Hablando de Homeopatía (12 diciembre ’17)

Para aquellas personas que no sepan qué es la espondilitis anquilosante, he  de decir que se trata de un problema potencialmente grave y crónico. En la etimología de la palabra se encuentra su significado: espondilos son las vértebras, itis es la inflamación, y anquilosante es la producción de un bloqueo o rigidez. […]

El principal tratamiento del que se dispone ante este problema son los antiinflamatorios, y cuando la enfermedad progresa se recurren a los corticoides y a otros fármacos que modulan el sistema inmunológico. Éstos tienen efectos secundarios que, dependiendo del paciente, se podrán tolerar de una manera u otra.

Es en este momento cuando muchos recurren a la medicina complementaria o integrativa (aquella que se combina con la convencional). En concreto la homeopatía [1][2]. Y es que existen resultados de investigaciones que informan de que los pacientes tratados por médicos homeópatas recurren a los antiinflamatorios la mitad que los demás (un 46% menos según un estudio publicado en 2012 y realizado con 1.153 pacientes que sufrían dolor muscular y articular, agudo o crónico [3].

[…]

La homeopatía tiene impacto en la calidad de vida del paciente e incluso en la evolución de su problema. La elección de un medicamento u otro dependerá de si el paciente presenta, por ejemplo agitación, tristeza o si nota agotamiento físico y emocional.

Los médicos especializados en homeopatía ofrecen un abordaje integral porque tienen en cuenta el perfil completo del paciente y las diferentes relaciones entre los problemas de la salud. Con ello encontrarán el medicamento que se ajuste al modo de mejorar el bienestar global, y contribuya a cambiar la forma en la que el sistema inmune está reaccionando.

Una práctica que puede impactar también sobre la evolución de la espondilitis y la severidad de sus síntomas.

Leer el artículo completo aquí

 

Referencias

[1] Chandrashekara S, Anilkumar T, Jamuna S. Complementary and alternative drug therapy in arthritis. J Assoc Physicians India. 2002 Feb;50:225-7

[2] Curda B, Luxl M, Glauninger P, Falkenbach A. [Use of conventional and unconventional therapies among patients with ankylosing spondylitis]. Forsch Komplementarmed Klass Naturheilkd. 2000 Apr;7(2):85-8

[3] Rossignol M, Begaud B, Engel P; EPI3-LA-SER group. Impact of physician preferences for homeopathic or conventional medicines on patients with musculoskeletal disorders: results from the EPI3-MSD cohort. Pharmacoepidemiol Drug Saf. 2012 Oct;21(10):1093-101

5 razones por las que la homeopatía no funciona

Desde Hablando de Homeopatía (10 octubre ’17)

Es un fenómeno curioso el que ocurre cuando un paciente acude a la consulta de homeopatía, y no obtiene de ella el resultado deseado “a la primera”. El fenómeno curioso es que cuando esto pasa con su médico de cabecera o especialista convencional, vuelven a la consulta para intentarlo de nuevo. Sin embargo, tras acudir a la consulta del homeópata y no obtener respuesta terapéutica suficiente, la conclusión no es que “su tratamiento actual no funciona con la rapidez que esperaba” sino que “la homeopatía no le funciona para este problema” (ni le va a funcionar) o más aún, que “la homeopatía no le va a funcionar en ningún problema” e incluso que “la homeopatía no funciona en absoluto” (para nada y para nadie).

[…]

Cuando el resultado no es el deseado, los médicos homeópatas entre otras cosas nos preguntamos:

  1. ¿He elegido el medicamento correcto?
  2. ¿He elegido la pauta correcta de administración? ¿El paciente lo ha cumplido?
  3. ¿Hay nuevas circunstancias que no he tenido en cuenta? Como la exposición a un contaminante o alérgeno, a una situación estresante, cambios en los otros tratamientos (farmacológicos, fitoterápicos y otros) que recibe el paciente (indicados por otro médico, otro terapeuta o decididos por el propio paciente), etc.
  4. ¿Existe un déficit que hay que compensar para que el paciente pueda reaccionar? En vitaminas, en oligoelementos, en su flora intestinal, etc.
  5. ¿Se trata de síntomas que reflejan una evolución positiva (producto de la eliminación de toxinas o de la puesta en marcha de las reacciones de adaptación, por ejemplo) o negativa (efectos indeseables, o agravación por falta de respuesta terapéutica)?

[…]

No me alargaré más porque es el profesional quien debe estar atento a estas y otras cuestiones que pueden determinar el éxito o el fracaso terapéutico, y que deben orientarnos a la hora de modificar el tratamiento y/o complementarlo.

Pero sí es bueno recordar a nuestros lectores que los médicos homeópatas, como los demás, a veces necesitamos varias oportunidades hasta llegar a la decisión terapéutica más acertada, y os pedimos que nos deis esa oportunidad. Pero si no lo hacéis, por favor no saquéis de ello una conclusión global sobre la homeopatía y si funciona, sino sobre vuestra experiencia con un medicamento o un profesional en concreto, para un problema de salud concreto. Exactamente igual que haríais al ir al médico de cabecera o al dermatólogo.

El “todo o nada” y el “siempre o nunca” es pseudociencia. No hay razones para que la homeopatía no funcione, lo científico es decir que hay razones por las que un determinado tratamiento puede no haber resultado efectivo en un paciente concreto con un problema de salud concreto y en unas circunstancias determinadas. Así, podremos corregir y hacerlo mejor.

Leer el artículo completo aquí

En defensa de la homeopatía, mi respuesta a Milagros Pérez

Desde Hablando de Homeopatía (17 agosto ’17)

A la atención de la periodista Milagros Pérez y de la Defensora del Lector  de El País, en relación al artículo de opinión publicado en la sección de Opinión el día 26 de Abril de 2017.

Estimada Señora,

Coincido en que es decepcionante que aún exista bastante incultura científica en nuestro país. Sin embargo, en lo que se refiere a la encuesta de percepción social de la ciencia elaborada por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología, los resultados sobre la confianza de la población en la homeopatía probablemente tengan su origen en los efectos positivos constatados tanto por los usuarios como por sus allegados.

La experiencia tiene valor en casi todos los campos de la ciencia y, cómo no, también en la medicina. Usted dirá que es subjetiva, pero ahora estamos hablando del 52’7% de la población española lo cual suma muchísimas experiencias. Una encuesta británica reveló que más de la mitad de los adultos consideraba eficaz la homeopatía. Igualmente, la mayoría también confiaba en la medicina convencional (Stoneman 2013). Ambas cosas son compatibles y hacen Medicina y, por eso, es necesario que haya médicos debidamente formados que la ejerzan.

Que las personas con más formación sean las que más confían en estos medicamentos es algo que debe tenerse en cuenta. De la misma manera que deberíamos tener en cuenta al importante número de médicos, farmacéuticos, veterinarios y científicos que la practican. […]

Leer el artículo completo aquí

Un paso más hacia un abordaje integral con Homeopatía

Desde Hablando de Homeopatía (21 julio’16)

Del Congreso Internacional de Homeopatía de CEDH que se celebró en junio en Chicago me llevé entre otras esta reflexión: “los diagnósticos homeopáticos pueden ayudar a elegir no sólo el medicamento homeopático apropiado, sino también el fármaco convencional más acorde a las características del paciente, o mejor dicho de la enfermedad en ese paciente”.

[…]

La evolución observada tras el tratamiento pautado nos anima a reajustarlo, tanto si la evolución es desfavorable como si tenemos éxito. Y no sólo debemos ajustar el tratamiento homeopático, sino también el resto de las intervenciones (sobre todo las farmacológicas) cuando tengamos competencias para ello; otras veces pediremos al paciente que acuda a otro especialista para que ajuste según los cambios observados y/o previsibles.

El enfoque adicional que se propone ahora es aún más ambicioso: los médicos a menudo observamos que los pacientes responden de forma muy diferente a los mismos medicamentos, lo cual obliga a hacer ajustes de dosis o a cambiar de fármaco para poder conseguir los resultados deseados. […]

Las “guías de práctica clínica” que elaboran las sociedades científicas y las autoridades sanitarias intentan ayudarnos a elegir el mejor tratamiento según el estadio o la severidad del problema del paciente. Sin embargo, no suelen hablarnos del paciente, de quién es cuando es observado en su totalidad. Como ya hemos comentado, el “diagnóstico homeopático” sí que nos dibuja un perfil individual del paciente, y este perfil nos permite entender cómo es, por qué es así, qué podemos esperar en su futuro, y de ese modo adaptar las recomendaciones y tratamiento, […]  utilizar el conocimiento que la homeopatía nos da sobre el paciente, para elegir y ajustar el tratamiento farmacológico convencional.

 

  • Podemos anticipar que un paciente podrá recuperarse (dejar de ser hipertenso) si hemos diagnosticado que está en una fase Nux vómica oSulphur,  pero solo podremos esperar detener o aminorar la progresión si ya está en una fase Lachesis y sólo podremos tratar de reducir los daños ocasionados por la hipertensión en una fase Aurum.
  • Sobre la elección y ajuste del tratamiento farmacológico, podemos (por ejemplo) anticipar la respuesta a los fármacos, por ejemplo evitando dar vasodilatadores a un paciente en estado Sulphur, al que le sentarán mejor los betabloqueantes y los diuréticos. Tiene toda la lógica, porque a este paciente le caracteriza la “congestión” (se pone rojo en seguida al hacer esfuerzos o emocionarse) y los vasodilatadores empeorarían ese aspecto del paciente mientras que los otros medicamentos le ayudarían. […] En cambio, en un paciente al que decidimos dar Lachesis como medicamento homeopático evitaríamos darle esos IECAs porque será muy probable que le causen tos, los diuréticos porque producirán hipotensión o los calcioantagonistas porque entonces tendrá sofocos.

[…]

Adonde quiero llegar es a que ese tratamiento “holístico” o “integral” del que tanto hablamos, va más allá de sumar estrategias: hay que darles sentido y coherencia. […] La homeopatía y otras intervenciones se complementan no sólo porque suman beneficios, sino porque nos ayudan a comprender mejor al paciente y su problema.

Seguir leyendo

Para qué sirve la homeopatía en la menopausia

Desde Hablando de Homeopatía (19 julio’16)

[…] En primer lugar hay que saber que se trata de un motivo de consulta que llega con cierta frecuencia al médico homeópata, en parte porque los tratamientos convencionales y fitoterápicos están sometidos a cierta polémica o pasado un tiempo han pasado a rechazarse en determinadas situaciones (por ejemplo cuando hay un riesgo aumentado de padecer cáncer de mama). […] En seguida debo añadir que con la homeopatía se pueden obtener muy buenos resultados.

Probablemente el síntoma más habitual del que se quejan estas mujeres es el de los sofocos. Cuando se nos presenta esta situación en la consulta, lo primero que hace un médico homeópata es preguntar por las particularidades de ese síntoma, que no son iguales para todos los pacientes, y por otros síntomas asociados […]. El objetivo de hacer estas preguntas no es poner un medicamento para cada síntoma asociado, sino entender adecuadamente cómo son los sofocos en esa mujer en concreto para elegir, entre todos los medicamentos posibles, aquel que mejor se adapta a su perfil y que por tanto va a conseguir una respuesta mejor y más rápida. […]

Además, como médicos que somos debemos preguntar por otras situaciones médicas que acompañan a este periodo de la vida y se ven influenciados negativamente por el cambio hormonal: osteoporosis, trastornos de ánimo (ansiedad y depresión), sequedad de mucosas (de lo que derivan dificultades para mantener relaciones sexuales), problemas metabólicos (hipertensión arterial, aumento del riesgo cardiovascular), etc.

Como médicos abordaremos todos estos riesgos y problemas para prevenirlos, diagnosticarlos y tratarlos. Como homeópatas, dibujaremos un perfil de paciente que puede responder globalmente a un medicamento homeopático determinado, porque gracias a él todos sus problemas podrán encontrar alivio.

Esta idea puede sonar idílica (y lo es), salvo porque ya tenemos un estudio que demuestra que está bien encaminada […]. Como es lógico, tanto las pacientes que tomaron fluoxetina como las que tomaron homeopatía mejoraron de su depresión […]. Lo que es sorprendente (excepto si se conoce la homeopatía) es que las que tomaron homeopatía, y solo ellas, también mejoraron de los sofocos y de otros síntomas ligados a la menopausia […]

Por eso el tratamiento homeopático puesto por un especialista es holístico. Por eso, porque se puede usar cuando otros fármacos están contraindicados, porque son muy bien tolerados, porque ayudan al organismo a regularse en lugar de “reprimir” sus síntomas… merece la pena intentar, primero la homeopatía.

seguir leyendo

 

Referencia:

Macías-Cortés Edel, Llanes-González, Aguilar-Faisal, Asbun-Bojalil. Individualized homeopathic treatment and fluoxetine for moderate to severe depression in peri- and postmenopausal women (HOMDEP-MENOP study): a randomized, double-dummy, double-blind, placebo-controlled trial. PLoS One. 2015 Mar 13;10(3):e0118440.

Homeopatía como cuidado de acompañamiento en el paciente oncológico

Desde Hablando de Homeopatía (15 julio’16)

[…]

Los doctores José Ignacio Torres y Gualberto Díaz, expertos en homeopatía, reflexionan sobre cómo la homeopatía y el enfoque homeopático pueden ser de utilidad como cuidado de acompañamiento del paciente oncológico.

Así, señalan cómo la homeopatía puede ser de ayuda para disminuir los efectos secundarios de la quimioterapia y la radioterapia, […] pueden ser de apoyo y preparar en el aspecto emocional, […] pueden ser de ayuda en el control de síntomas como, por ejemplo, problemas digestivos, afecciones dermatológicas, sangrados, alucinaciones e incluso el dolor.

seguir leyendo