¿Me habré convertido en un “político”? (en la Revista Universitaria de la UPV/EHU)

Nunca pensé que llegaría a hacerme esta pregunta, porque siempre he pensado que cuando uno es un “político” se desvincula de la realidad de aquellos a quienes representa. Creo que las decisiones debe tomarlas no un profesional de la política sino quien, estando involucrado en un problema, trata de darle una solución que beneficie a sus compañeros como a sí mismo.

Fui elegido delegado de asignatura ya en 1º de carrera: “alguien tenía que serlo”. No era política. Me mudé a la U.D. de Vitoria y me convertí en el delegado de curso. Lo escribo con minúsculas porque así es como valoraba mi labor: de minúscula importancia. Sacar fotocopias, hablar de horas y fechas, hacer alguna consulta, tratar con los profesores… Me gusta tener las cosas bien atadas, así que cuando algo no me gustaba en “el sistema” trataba de cambiarlo (con escaso éxito, por cierto). Daba por sentado que mis compañeros querían que todo fuera a mejor. No era un político, sólo un metomentodo y un poco coñazo a veces, sobre todo para los profesores y para la paciente Cristina, secretaria de la Unidad Docente de Medicina de la UPV en Txagorritxu (UDM). No, no era un político.

Descubrí que en Vitoria también había un Consejo de Estudiantes, a cargo de una sola persona que además se retiraría en breve. ¡Qué demonios!, -me dije- ¿por qué no echar una mano? Bien valía la pena, aunque sólo fuera por no dejar morir nuestro único lazo con la Universidad, que todos sentimos ya tan lejos por estar apartados del Campus. No, no era aún un político; sólo un alumno más, diferente porque confiaba en que hay cosas (pocas) que pueden cambiar (¿o no?). Mis compañeros también se quejaban de que la UDM podría mejorar, pero “no era su responsabilidad conseguirlo”, sino la de “esos del Consejo de Estudiantes”. Me di cuenta de que se sentían muy lejanos a ese despacho situado tan sólo 10 m. más allá, tanto como ajenos a mi tarea. ¿Empezaba yo a ser un poco “político”?

Me presenté a la Junta de Facultad sólo para rellenar la lista, pero hubo un par de bajas y soy ya miembro de la Junta y del Claustro. No está mal: hay que desplazarse a Lejona y perder clases, pero me pagan el viaje y me entero de cosillas que a veces resultan útiles para mí y para mis compañeros (aprovecho para recordar a los lectores del Plan Nuevo que convaliden cuanto antes los créditos por idiomas, cursos de tiempo libre, solfeo y lo que se les ocurra: ¡deshaceos de las horas de libre elección!).

Pero en general siento que lo que hacemos no beneficia a mis verdaderos compañeros, a los de la UDM. He perdido la perspectiva, me doy cuenta de que nadie alienta, agradece, me aconseja o critica mi tarea. Porque ya no represento a nadie, porque mis compañeros no pidieron ser representados; es algo que di por supuesto cuando se quejaban, y en realidad estaban “hablando por hablar”. Me siento un político y no me gusta. Sigo en ello porque soy vanidoso; creo que alguien saldrá perjudicado si lo dejo. Y es verdad: mi ego, al comprobar que nada cambia ni se me echará de menos. Que no importo. Que no soy sustituible porque ni siquiera soy necesario. Me alegro de que no me veáis llorar por tanto tiempo perdido.

Gracias, lectores, por acompañarme durante este rato de reflexión que, a buen seguro, me ha enriquecido tanto o más que a vosotros. ¿Y la moraleja? Cualquier conclusión que saquéis de entre estas líneas: sobre los alumnos, sobre los representantes, sobre los políticos… Sobre por qué no soy un caso aislado y sobre quién tiene la responsabilidad de mejorar nuestro entorno (también el universitario).

Y un último pensamiento para los que, valientes y tenaces, seguís en la brecha: no nos dejéis solos, por favor. Es bueno que estéis ahí por si algún día necesitamos recurrir a vosotros. Gracias por comprender nuestro egoísmo sin límites, y que estamos demasiado ocupados como para implicarnos. Como siempre.

¿Convertido en un político?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s